Sociedad

Detectan que 9 de cada 10 chicos no saben qué es el acoso virtual

Desde 2015, llegaron a la Justicia 16 denuncias por grooming. Niñas, las más atacadas.Recorren escuelas para concientizar. Notan que en Salta hay mucha desinformación.

 

 

Los niños víctimas de grooming son chantajeados y coaccionados por acosadores virtuales.

A través de un programa estatal, que apunta a concientizar a la infancia y a los adolescentes, detectaron que más del 90 por ciento de los chicos no sabe qué es el acoso virtual o grooming.

 

La desinformación se plasma en las pocas denuncias que existen sobre un delito que se expande por internet y las redes sociales. Desde 2015, solo 16 casos llegaron a la Ciudad Judicial de Salta.

 

El director de Promoción y Formación del Ministerio de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia de la Provincia, Zenón González, remarcó que el grado de desinformación llega al 99%.

 

Durante las charlas que se dieron en varias escuelas notaron que la mayoría confunde grooming con bulliying.

 

El grooming es el acoso virtual a niños o adolescentes. Consiste en acciones deliberadas por parte de un adulto con el objetivo de establecer lazos de amistad con un niño o niña con fines sexuales.

 

Los perpetradores de este delito suelen generar un perfil falso en una red social, sala de chat, foro, videojuego u otro sitio donde se hacen pasar por un chico o una chica y entablan una relación de confianza con el o la menor que quieren acosar.

 

Según registros oficiales, se presentaron cinco denuncias en 2015, seis en 2016 y cinco en 2017, todas en el Distrito Centro, es decir en la capital salteña y alrededores.

 

Se trata de un delito descripto en la Ley 26.904, sancionada el 13 de noviembre de 2013.

 

El Código Penal lo tipifica en el artículo 131: “Será penado con prisión de seis meses a cuatro años el que, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual”.

 

“No caigas”

 

“No se trata de no usar redes sociales, sino de usarlas responsablemente”, aclaró Zenón González, director de Promoción y Formación del Ministerio de Gobierno.

 

“No caigas en su red” es una campaña de prevención del grooming que apunta a visibilizar la problemática.

 

Este se lanzó en agosto pasado en Salta con la participación de 300 personas entre padres, alumnos y docentes.

 

“Actualmente iniciaremos la tercera etapa que consiste en que los alumnos participen elaborando un video ejemplificativo, preventivo sobre qué es el grooming. Un equipo interdisciplinario con docentes hará el seguimiento y previa aprobación, el video se publicará en la fan page de Facebook: Grooming: No caigas en su red”, describió González.

 

Algunos de los establecimientos educativos que ya participan son: Ex Normal, Tomás Cabrera, Mariano Moreno y Salesiano y la escuela de Tolar Grande.

 

En junio de 2017 el entonces Ministerio de Justicia y Derechos Humanos firmó un convenio con la ONG Grooming Argentina.

 

Con respecto al acuerdo, el director de dicha organización, Hernán Navarro, expresó: “Desde abril recorreremos toda la provincia de Salta con la campaña que incluye talleres educativos en barrios”.

 

Navarro también habló del desconocimiento. Estimó que siete de cada diez argentinos desconoce qué es el grooming. Dijo que la mejor forma de prevención es la concientización y sensibilización.

 

Sobre ese punto coincidieron en la División de Lucha contra la Trata de Salta, que también realiza charlas para informar a la población.

 

La familia, la escuela y las organizaciones como centros vecinales son ámbitos donde el niño puede hablar y recibir ayuda y contención.

 

“El impacto de este delito tiene características similares a las del abuso. El arma para contrarrestar es el diálogo en la familia y aprender sobre un uso responsable y seguro de la tecnología”, explicó Navarro, de Grooming Argentina.

 

“Nosotros sugerimos la desintoxicación digital. Sabemos que el camino no es prohibir sino limitar. El uso en exceso de los dispositivos interrumpe el desarrollo cognitivo y las funciones en proceso de aprendizaje”, apuntó

 

“Incentivamos a denunciar los casos porque de esa manera se rompe con el abuso. La denuncia derroca el abuso. En muchos casos los chicos no hablan con sus padres por temor a que los regañen, por vergenza. Optan por borrar todo y ahí se pierden pruebas. Nosotros sugerimos no eliminar chats ni material e inmediatamente hacer la denuncia”, dijo. Facebook es la red social con más usuarios pero no solo mediante ella ocurre el grooming. “Hay que desmitificar que el grooming ocurre solo en las redes sociales convencionales como Facebook porque estamos recibiendo denuncias de un montón de aplicaciones, plataformas de mensajería y juegos que parecen inofensivos como Amino, Play4 y Club Penguin. También hay que poner el foco en Instagram, Snapchat y Twitter”, finalizó Navarro.

 

Fases

 

El grooming tiene tres fases. La primera es la de amistad, contacto y acercamiento.

 

La segunda es la de relación, generación de confianza y obtención del material y la tercera fase es la de componente sexual, chantaje y acoso: una vez que el material es entregado por la víctima, esta se vuelve objeto de chantaje, ya sea para la gestación de mayor cantidad de material o bien para lograr un encuentro presencial.

 

Si el menor no accede a sus pretensiones sexuales, el ciberacosador lo amenaza con difundir las imágenes o enviarlas a los contactos personales del niño.

 

“Ante sospechas de grooming, lo importante es no borrar chats ni material para que las pruebas se preserven. La Policía tiene una oficina específica Informática que depende de la Dirección de Investigaciones. Además, todos los grupos de la fuerza están capacitados para intervenir porque este delito es complejo y va mutando”, explicó Ángel Gustavo Pérez, oficial ayudante de la unidad Trata.

 

Fuente: El Tribuno